La primavera madrileña se marchita.

Friné400 bn

Finalmente la temporada de primavera que iba a organizar, a partir del 1 de marzo, el Hipódromo de la Zarzuela será aplazada sin fecha.

 

Se cumplieron los peores presagios y, pese a las tres reuniones mantenidas (el martes, miércoles y hoy jueves) entre Eugenio Llamas, administrador concursal, y distintos directivos del turf español entre los que se encontraban Carlos Rodulfo, presidente de la Asociación de Hipódromos; Enrique Marcello, director del nuevo área de Turf en la RFHE y Javier Revuelta, presidente de esta última, no se alcanzó el acuerdo que habría salvado las carreras de caballos en nuestro país.

En la primera de las tres reuniones, que tuvo lugar el martes por la tarde en la sede de la RFHE, los representantes de la Asociación de Hipódromos y de la Federación mostraron al administrador concursal su interés por hacerse con distintos activos de la SFCCE, pero no hubo entendimiento.

Este jueves, los representantes de la Federación insistieron en reunirse con Eugenio Llamas, llegando a ofrecer el desplazarse a Salamanca por tal motivo, pero al encontrarse el administrador concursal en Madrid se reunieron en el Hipódromo de la Zarzuela. En esta ocasión, las posturas se acercaron más que nunca y parecía que derechos de imagen, base de datos y código de carreras serían vendidos a la Federación. Pero surgieron los problemas, el primero de ellos trata de plazos. Por mucho que la SFCCE vendiera a la RFHE sus activos tendría que seguir unos pasos que marca la ley, por lo que esta venta nunca se produciría antes del domingo. El administrador aún no ha presentado el plan de liquidación al juez, cuando lo haga y su señoria de el visto bueno podría poner a la venta esos activos, nunca antes. Y una vez puestos a la venta y llegado a un acuerdo con un comprador, el juez tendría que aprobar la operación. Esa opción se descartaba por no cumplir los plazos.

En ese momento el administrador concursal ofrece un plan B, prorrogar el convenio con la RFHE mientras se lleva a cabo todo ese proceso de venta. Ese convenio permitiría que se disputaran las carreras hasta que se realizara la venta y una vez hecha esta, la SFCCE desaparecería. Parecía la opción más lógica, pero de llevarse a cabo Faina Zurita y el resto de querellados estarían dando la razón a Fomento de cara al juez, por lo que la puerta se cerró nuevamente.

Este jueves, a la tercera reunión acudieron solo dos comensales: Javier Revuelta y Eugenio Llamas. Pero cuando ambos parecían haber llegado a un acuerdo definitivo, han sido los abogados del estado los que han desaconsejado el mismo puesto que daría argumento jurídico a las querellas presentadas.

A partir de ese momento el mensaje estaba claro: O SFCCE retira las querellas o esperamos a que esta desaparezca. Un proceso que puede prolongarse en el tiempo hasta un año.

En la mañana de ayer desde UF nos pusimos en contacto con Dominique Wenden, secretario general de la IFHA, que nos comunicó que no les ha llegado ningún documento oficial del estado español en el que se les informe del cambio de ente regulador y que por tanto, hasta que ese documento oficial les sea remitido los caballos y profesionales españoles que quieran competir en el extranjero deberán seguir haciéndolo con la SFCCE.

En lo que se refiere a la querella, desde la SFCCE se nos ha indicado que no tienen intención alguna de retirarla, por lo que será el juez el que decida si esta es admitida a trámite y si los demandados son o no finalmente imputados.

Mucho se ha hablado de los errores de SFCCE, que los ha cometido, pero ¿se imaginan que pasará si el juez admite la querella a trámite? porque en esta guerra del turf no hay buenos y malos. Y lo peor, lamentablemente, las carreras de caballos no han sido lo prioritario, han primado los intereses particulares por encima de los de un colectivo que languidece.

 

Autor: Jaime Salvador (@JaimeSGongora).

Foto: Último Furlong.

 

Visit betroll.co.uk the best bookies